Consejos para transportar tu barco

Transportar una embarcación puede resultar un proceso complicado y si queremos transportar yates o barcos, ya sea para cambiarlo de puerto base o para venderlo tenemos que seguir unos consejos para evitar que el barco resulte dañado.

  1. Recoger todos los objetos sueltos: es necesario que la cubierta esté despejada y libre de objetos para evitar que se pierdan. Con el movimiento durante el traslado se pueden caer los objetos.
  2. Asegurar todos los elementos: fijar cualquier elemento que se extienda más allá del casco o que quede suelto. Es vital asegurar las escotillas con cinta adhesiva, cerrar las ventanas, cerrar y asegurar los armarios, etc.
  3. Desconectar los aparatos electrónicos: es mejor no dejar nada conectado ni los cables por en medio.
  4. Medir el barco: a veces las dimensiones indicadas en la ficha técnica del fabricante difieren de la realidad, por lo que es imprescindible medir el barco para poder dar las medidas reales.
  5. Quitar las cargas extras: lo mejor es transportar el barco con el mínimo de peso posible y si puede ser
  6. Comprobar: asegurarse que todo está en su sitio una y otra vez para evitar daños a posterior.

Cosas que tener en cuenta al contratar el transporte de nuestro barco

Pues en el fondo se trata de ser prudentes y tomar algunas precauciones básicas que asegurarán que nuestra experiencia sea satisfactoria:

  • Examina detenidamente la oferta de distintas ofertas. Pregunta a tus amigos, en las marinas o clubes náuticos que conozcas y haz un recorrido por las webs de estas empresas.
  • Los piratas no sólo están en el mar. Con esto queremos decir que es imporante que la empresa que escojas tenga todos sus papeles en regla: documentación, títulos, seguros, etc. Es importante que cuenten con el equipamiento adecuado y respondan con agilidad a todas tus dudas. No hace falta que sea una gran empresa, hay grandes profesionales independientes que dan todas las garantías, pero -sea grande o pequeño- que tenga todo en regla.
  • Consulta con la compañía de seguros de tu barco por si acaso. Es importante que contactes con tu compañía aseguradora y les expliques lo que vas a hacer, si es posible mediante una forma de comunicación acreditada como correo certificado o burofax.
  • Que te den por escrito y debidamente firmada y sellada una relación precisa de en qué consiste el servicio, las obligaciones de ambas partes y posibles costes adicionales pudieran no estar reflejados en el precio inicial.